Envenenan a un sindicalista argentino con material radiactivo


Por Hispan Tv

Un sindicalista argentino denuncia haber sido envenenado con material radiactivo colocado en una botella de agua en su puesto de trabajo, en una central nuclear.

El secretario adjunto del sindicato Luz y Fuerza en la ciudad argentina de Zárate, al noroeste de Buenos Aires (capital argentina), Damián Straschenco, presentó una denuncia penal el viernes, ante la Justicia Federal, por “tentativa de homicidio”; en la delación alega que tal incidente ocurrió en la central nuclear de Atucha, donde presta servicios sindicales.

Al parecer los hechos tuvieron lugar el pasado 9 de mayo cuando Straschenco, una vez terminada su jornada laboral, se dirigió hacia la zona de control de seguridad para abandonar las instalaciones, momento en el que al cruzar los arcos se disparó la alarma de detección que indicaba un grado elevado de radiación, correspondiente a agua pesada, cuyo acceso y traslado están estrictamente controlados por protocolos internacionales de seguridad.

De acuerdo con la investigación abierta en el complejo, se supo que alguien quiso envenenar a Straschenco al introducir un tóxico en una botella de agua que tenía en sus oficinas; en concreto, la víctima ingirió desde su botella personal “agua pesada”, un material que modera la fisión en el interior del reactor nuclear.

No obstante, dicha radiación no llegó a dañar la salud de Straschenco, aunque regularmente debe realizarse estudios médicos; además, según afirma él mismo, el material radiactivo encontrado en su cuerpo “oscila entre 130 y 180 milisieverts, cuando la medida máxima tolerada para un trabajador expuesto a la actividad del reactor nuclear es de 20 milisieverts por año”.

Es por esta razón que el dirigente gremial afirma que todo “fue un hecho malicioso; tuvieron la intención de hacerme daño”.

Fue un hecho malicioso; tuvieron la intención de hacerme daño”, asegura el sindicalista argentino Damián Straschenco en relación con su envenenamiento con material radiactivo.

El sindicalista argentino Damián Straschenco, quien denuncia haber sido envenenado con material tóxico nuclear.

 

Teniendo en cuenta que la víctima realiza sus tareas cotidianas en una zona radiológicamente controlada dentro del complejo de Atucha I y II, que se encuentra a 200 metros del reactor nuclear, todo parece apuntar que lo sucedido tiene tintes conspiratorios.

Este hecho reviste suma gravedad internacional e institucional al poner en riesgo la actividad nuclear argentina, ya que supone la violación de los altos estándares y las estrictas medidas de seguridad adoptados por la empresa Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima, que gestiona las tres centrales nucleares argentinas, Atucha I, II y Embalse, por no haber cumplido con los protocolos de seguridad de tal índole.

Asimismo, este episodio tiene lugar cuando Argentina pretende construir Atucha III y otro reactor en la provincia de Río Negro, en colaboración con China, con una inversión prevista que alcanzaría unos 12.500 millones de dólares. Sin embargo, con la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia del país austral a finales de diciembre de 2016, se anunció una revisión de estos proyectos con el gigante asiático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s